La Ruta de la Seda Marítima en el Siglo XXI

La ruta de la Seda y la Ruta Marítima de la Seda del Siglo XXI es un proyecto impulsado por China y observado muy de cerca por otros países, esto pude parecer que no es una nueva idea, pero es una idea diferente. Este sistema comprende una actualización a la infraestructura existente y hace uso de las rutas comerciales históricas entre China, Asia Central, Asia Menor, el Medio Oriente y Europa.
De acuerdo con  la investigación del Hong Kong Trade Development Council (HKTDC), este ambicioso proyecto pretende unir China y Europa a través de Asia Central y Rusia, conectar a China con el Golfo Pérsico haciendo uso de Asia Central  y de la misma forma unir a China y el Sudeste Asiático al Océano Indico. Además de las rutas terrestres, China quiere impulsar la Ruta Marítima de la Seda para crear conexiones entre China y Europa haciendo uso del Mar del Sur de China, el Océano Indico y el Sur del Océano Pacifico. (Refiérase a la imagen posterior).
La intención de incluir la ruta marítima en el proyecto de la Ruta de la Seda, es con el fin de  reducir el costo de transporte y mejorar las rutas comerciales marítimas existentes. La meta final de este sistema es el de crear un centro logístico para Asia, el cual integre varios mercados, incremente la cooperación regional y ayude de manera efectiva  a la distribución de recursos a través de la región.

Esta es una estrategia de desarrollo masiva lanzada por el Gobierno Chino, en donde se busca aumentar los intercambios de persona a persona entre China y más de 60 países y 4.4 billones de personas. El Banco de Desarrollo de Asia ha estimado que se requieren 8 trillones de dólares para financiar la infraestructura a un plazo de 10 años para consolidar este proyecto en 2020. Esta es una muestra clara de que China se está abriendo a los países en desarrollo, a sus vecinos y a los países dentro de la ruta, está claro que el interés que existe en la región, la cual demanda una mejoría en las rutas comerciales existentes.

Adicionalmente al mejoramiento de la infraestructura, esta iniciativa conlleva la promoción de la cooperación económica entre los países que abarcan el proyecto. Es esencial para el éxito del proyecto que los países Asiáticos encuentren un punto de partida para la cooperación e impulsar acuerdos para la cooperación financiera y económica para el correcto funcionamiento del sistema proyectado por China.

Un ejemplo evidente de que los países asiáticos, y en especial China, podrían cooperar es la Asociación Trans-Pacífico (TPP). El TPP, abarca aproximadamente el 36% del PIB mundial y el 25% del comercio mundial, es un acuerdo comercial regional integral que establece normas sobre el comercio internacional, así sobre cuestiones conexas, como la inversión, el comercio electrónico, intelectual propiedad, las empresas estatales, la contratación pública, el trabajo y el medio ambiente.

China y otros países asiáticos podrían utilizar el TPP como una base para llevar a cabo este  tipo de Acuerdos Regionales en la región que está cubierta por la iniciativa de la Ruta de la Seda. El desarrollo de un acuerdo de libre comercio entre los países asiáticos y europeos, así como los acuerdos financieros actuales podrán beneficiar a toda la región, y en este sentido potencializar los fondos de inversión requeridos para darle arranque a esta ruta comercial-logística eficiente y sostenible.
Es importante señalar algunas acciones conjuntas ya se han implementado, como La Ruta de la Seda y la Organización de la Alianza Financiera en Qingdao compuesto por 23 instituciones financieras en China, las cuales proponen la creación de un fondo de cooperación conjuntamente establecido por los miembros de la alianza. Los miembros de la alianza unen sus esfuerzos en trazar estrategias de inversión, alcance la inversión y la planeación estratégica de la inversión.
Todavía es muy pronto para saber si este sistema tendrá éxito, pero está claro que China está desempeñando un importante papel en este proyecto que representara un caso histórico de éxito y un ejemplo para todo el mundo.