10 AÑOS DE EXPERIENCIA ACOMPAÑANDO A INVERSIONISTAS

DEL MUNTO ENTERO EN LA CONCEPCIÓN, IMPLEMENTACIÓN Y

OPERACIÓN DE SUS PROYECTOS DE NEGOCIOS EN CHINA

OFRECIENDO SERVICIOS A CLIENTES CHINOS: TENGA EN CUENTA LAS POTENCIALES OBLIGACIONES FISCALES

Actualmente cada vez más empresas extranjeras de servicios están investigando oportunidades de negocio con empresas chinas.

En numerosas ocasiones, las empresas extranjeras tienden a descuidar las implicaciones fiscales y procesales a la hora de recibir pagos desde China. Muchos de ellos terminan con meses de demora cuando se trata de recibir el dinero por el servicio prestado o teniendo que asumir un porcentaje de tasas considerable que es retenido por los clientes chinos.

Impuesto de sociedades – 25%

Por lo general, de acuerdo a la ley china de Enterprise Income Tax (EIT), todas las empresas u organizaciones que hayan obtenido ingresos dentro de China están sujetas a la EIT. Los contribuyentes de la EIT esta clasificados en dos grupos distintos: Empresas Residentes y Empresas No Residentes. A pesar de que la empresa extranjera no tenga presencia legal en China, serán consideradas como Empresa No Residente (NRE, en sus siglas en ingles) para la ley EIT.

Una NRE que realice negocios en China deberá pagar una tasa del 25% por todos aquellos ingresos que hayan sido generados en China, al igual que aquellos ingresos que tenga conexión con el establecimiento chino.

Si existe algún tratado firmado entre China y el país de donde sea originaria la empresa, siempre prevalecerá el tratado. En otras palabras, para saber si una persona se encuentra sujeta a pagar el impuesto de sociedades, se deberá mirar si los servicios prestados desencadenan en un “Establecimiento Permanente” en China. Normalmente, el término “Establecimiento Permanente” engloba lo siguiente:

  • un lugar de dirección o administración, sucursal, oficina, seminario o lugar para la extracción de recursos naturales;
  • un emplazamiento, una construcción, un proyecto de montaje o instalación o actividades de supervisión relacionadas que tengan una duración determinada;
  • una proporción de servicios, inclusive servicios de consultoría, directamente o a través de empleados u otro tipo de personal ligado a la empresa por un cierto periodo de tiempo; o
  • la designación de un agente en China para cerrar contratos o aceptar pedidos en China

Por consiguiente, antes de proceder a negociar un contrato de prestación de servicio con su cliente chino, nos gustaría ofrecer una serie de consejos:

  1. Definir con claridad el alcance de los servicios por contrato, incluyendo el cuándo, dónde y cómo. Si la prestación de los servicios requiere el envío de empleados a China, deberá haber un registro detallado y preciso del lugar y el tiempo dedicado al proyecto entero.
  2. Antes de que el cliente chino realice el pago, el banco pedirá la prueba de que la cantidad correcta en concepto de impuestos ha sido pagada. Su cliente será quien actúe como el agente facilitador para establecer estos impuestos. Negociar y definir claramente si los precios incluyen las tasas withholding.
  3. Tener en cuenta que si hay sospecha de evasión de algún impuesto se realizan investigaciones fiscales.
  4. Consultar con una firma legal local quien puede ayudar a realizar un borrador y revisión del contrato de prestación de servicios para mitigar cualquier tipo de riesgo.
  5. Consultar con una firma local de contabilidad quien puede ayudar a realizar la revisión del contrato de prestación de servicios. Negociar con una oficina local de impuestos para minimizar las obligaciones fiscales.