10 AÑOS DE EXPERIENCIA ACOMPAÑANDO A INVERSIONISTAS

DEL MUNTO ENTERO EN LA CONCEPCIÓN, IMPLEMENTACIÓN Y

OPERACIÓN DE SUS PROYECTOS DE NEGOCIOS EN CHINA

G20: LAS VEINTE ECONOMÍAS MÁS IMPORTANTES DEL MUNDO JUNTAS EN HANGZHOU

A pesar del contexto negativo de la recuperación económica global y las diversas incertidumbres políticas, los líderes de las 20 economías más grandes del mundo se reunieron el pasado 4 y 5 de septiembre en la ciudad china de Hangzhou, en la provincia de Zhejiang, para celebrar la cumbre del G20, bajo la presidencia rotatoria de China, en un intento por acelerar la actividad económica global.

China, como anfitrión de la undécima cumbre del G20, ha puesto especial foco en el comercio e inversión internacional. Las economías que forman el grupo de los veinte más importantes a escala mundial forman el 80% del comercio mundial.

Después de ocho años desde la crisis financiera global, la economía mundial y el comercio todavía no han mostrado signos claros de recuperación y las maniobras para implementar políticas fiscales y monetarias se están reduciendo. Sin embargo, los mandatarios de estos países creen que todavía hay lugar para la cooperación y el desarrollo.

La cumbre de este año se centra en dar prioridad al desarrollo de políticas macroeconómicas a nivel global, así como en planificar un borrador de acciones a llevar a cabo para la implementación de la Agenda de las Naciones Unidas 2030 para el desarrollo sostenible.

Por otro lado, aunque China y la UE se están enfrentando a diferentes desafíos económicos, ambas dos están buscando soluciones similares. China, por un lado, está intentando pasar de un modelo de crecimiento basado en las exportaciones a otro basado en el consumo, y Europa, por otro, se encuentra luchando por reactivar su economía desde la crisis financiera global. No obstante, los dos buscan innovación, inversión en infraestructuras y forzar las economías hacia una nueva revolución industrial.

Teniendo en cuenta que China está evolucionando desde la cantidad a la calidad y que Europa también focaliza su economía en la calidad, las dos potencias aprovecharán la plataforma de la cumbre del G20 para modificar el enfoque global para pasar de la cantidad a la calidad.

Asimismo, por primera vez se ha incluido en la agenda de la cumbre el tema de las finanzas sostenibles con el objetivo de que el sector financiero contribuya a un crecimiento económico global sostenible.

Los líderes de las 20 mayores economías mundiales han llegado a un extensor consenso en material de crecimiento económico. Se espera que este histórico consenso tenga un gran impacto en la economía global en el medio y largo plazo.

La elección de Hangzhou como la ciudad anfitriona de la cumbre no ha sido casualidad. Hangzhou siempre ha estado ensombrecido por grandes urbes como Beijing o Shanghai en cuanto a organización de eventos internacionales, aunque la capital de la provincia de Zheijiang está encaminándose hacia una nueva era. En los últimos tiempos ha ejercido una fuerte presión ante el gobierno central para la mejora de la ciudad con medidas como el cierre de grandes fábricas contaminantes o la construcción de un centro de convenciones cuyo coste ha sido de un billón de dólares. Mientras que China está desacelerándose poco a poco, Hangzhou continua fortaleciendo su creciente industria tecnológica, convirtiendo la ciudad en un modelo de transición económica.