10 AÑOS DE EXPERIENCIA ACOMPAÑANDO A INVERSIONISTAS

DEL MUNTO ENTERO EN LA CONCEPCIÓN, IMPLEMENTACIÓN Y

OPERACIÓN DE SUS PROYECTOS DE NEGOCIOS EN CHINA

MITOS DEL CAPITAL REGISTRADO PARA LA INVERSIÓN EXTRANJERA EN CHINA CONTINENTAL

El capital registrado es uno de los aspectos más complejos y problemáticos a los que se enfrentan los empresarios que deciden aventurarse a establecer una empresa de capital extranjero (Wholly Foreign Owned Enterprise, or WFOE). En un país en el que la entrada y salida de capital sufre un férreo control, optar por la estrategia adecuada a la hora de estructurar la inversión, y hacerlo cumpliendo con la normativa vigente, son claves para asegurar el éxito de la empresa.

Cambios importantes a la ley de sociedades China en 2013

En 2013 el congreso nacional popular de China introdujo los cambios a la ley de sociedades de capital extranjero que sientan las bases de la regulación actual. Los cambios principales fueron por un lado, la eliminación del capital registrado mínimo, y por otro lado, la sustitución del sistema de capital desembolsado por un sistema de capital suscrito. Estas medidas dejan en teoría la decisión en cuanto a la cantidad, el método y los plazos del desembolso del capital suscrito a discreción de los accionistas de la compañía.

Sin embargo, a pesar de esa mayor flexibilidad, la inversión extranjera en China sigue estando restringida y controlada. Desde un punto de vista práctico, el capital registrado constituye junto con los ingresos que genere la compañía la única fuente de capital circulante y liquidez con la que podrá contar la compañía. Solo un porcentaje marginal de la financiación de una WFOE podrá financiarse a través de préstamos, contando con que una mayor parte del capital ha sido desembolsado. Esto provoca que el capital a registrar sea uno de los puntos que con más cuidado debe de afinarse a la hora de plantear la creación de una WFOE en China.

Otro aspecto en juego es el papel de las autoridades locales Chinas, que tienen el capital registrado muy en cuenta a la hora de otorgar la licencia mercantil de la WFOE. En ausencia de requerimientos de capital mínimo explícitos, las autoridades aplican un criterio de viabilidad de la empresa en función del capital registrado y el objeto social de la compañía.

Por lo tanto, el capital registrado debe de responder a dos requerimientos: en primer lugar, debe de ser suficiente para sostener la actividad y cubrir las necesidades de flujo de efectivo de la compañía. El punto de partida a la hora de decidirse por una cantidad debe de ser un análisis financiero detallado y una previsión de los gastos de la compañía. Como regla general, se considera que el capital registrado debe de ser al menos el equivalente de los gastos operativos de la empresa durante 14 o 15 meses. En segundo lugar, debe de satisfacer el criterio de viabilidad que aplican las autoridades Chinas.

Cómo saber cuánto capital es suficiente

Para ilustrar los aspectos a tener en cuenta a la hora de decidir el capital registrado de una WFOE, tomemos el ejemplo de una empresa española del sector de la electrónica que decide incorporar su compañía en Guangzhou.

El propósito de la empresa es, por un lado, el establecer una central de compras y de gestión logística que ofrezca apoyo a la empresa matriz. Por otro lado, la intención es que la empresa ejercerá en el futuro como trader, importando, exportando y comercializando el producto en China.

En base al análisis financiero y de costes, la empresa prevé que necesitarán la cantidad de RMB 500,000 como capital registrado, cantidad que estiman suficiente para hacer frente a las necesidades de financiamiento de la WFOE. Sin embargo, tras una evaluación preliminar las autoridades locales sugieren aumentar esa cantidad como medida preventiva

Una vez establecido el contacto con la oficina local del registro mercantil, comienza un dialogo en el que la empresa tratará de justificar su propuesta de capital registrado, mientras que las autoridades locales defenderán su criterio de viabilidad. La labor de interlocutor en este dialogo suele dejarse en manos de una firma profesional, que hará uso de su familiaridad con las autoridades locales y sus conocimientos sobre la normativa local

Finalmente, en el caso de la empresa en este ejemplo, tras negociar y explicar el plan de negocios de la empresa las autoridades locales plantean varias opciones a la empresa, estableciendo diferentes cantidades de capital registrado en función del objeto social de la compañía: cuanto más amplio el objeto social y mas las funciones que podrá cubrir la empresa, mayor deberá de ser el capital registrado.