Billonaria Oportunidad

FirmBee / Pixabay">

China abrió la puerta para que los inversionistas extranjeros puedan ser dueños en su totalidad de un negocio de comercio electrónico. Este es un gran paso hacia un mercado que hoy vale billones de dólares. Aquí le contamos lo que, por ahora, debe saber.

Si enero de 2014 marcó un momento importante en el negocio del comercio electrónico en China, pues el país asiático permitió que en la Zona de Libre Comercio (FTZ) de Shanghai los inversionistas extranjeros sean dueños del 100 por ciento de una empresa perteneciente a ese sector, junio de 2015 fue una fecha definitiva. Ese mes, aquel proyecto piloto pasó a ser una reforma nacional.

El día 19, el Ministerio de Industria e Información Tecnológica (MIIT) publicó una nueva circular, en la cual se informa que los inversionistas extranjeros ahora pueden poseer en cualquier parte de China hasta el 100 por ciento de las acciones de una compañía que se dedique al comercio electrónico.

Muchos interpretan esta reforma como una respuesta al Primer Ministro Li Keqiang, quien desde este año ha impulsado el plan “Internet Plus”, el cual pretende integrar aún más el Internet al sistema económico para estimular el crecimiento del país. Sin embargo, en la práctica todavía hay un vacío en la normatividad y faltan documentos que guíen claramente la implementación de la política.

Estos son tres puntos que por ahora debe conocer quien esté interesado en el negocio:

1.  ¿Cómo se definen los negocios de e-commerce en China?

La palabra “e-commerce” no aparece en la terminología legal, pero se entiende que está bajo la categoría de “servicio de telecomunicación con valor agregado”, utilizando datos y una plataforma que procesa transacciones, la cual provee a los usuarios comercio electrónico de bienes y servicios.

2. ¿Está usted listo para operar un negocio de e-commerce en China?

Si planea desarrollar y proveer una plataforma en línea para que negocios de terceros vendan sus productos a los usuarios chinos, deberá aplicar un permiso de Servicio de Telecomunicación de Valor Agregado. Este permiso no es fácil de obtener. Usted debe ser capaz de demostrar un buen registro de negocios y amplia experiencia en la operación.

3. Pero la experiencia no es suficiente

También existe un requerimiento de capital mínimo registrado. La ley demanda que los inversionistas registren por lo menos 1 millón de RMB para establecer un negocio de comercio electrónico dentro de una provincia, región autónoma o municipalidad, y 10 millones de RMB para una licencia nacional o transprovincial.

Sin duda, la disminución de las restricciones a la inversión extranjera es un paso hacia la apertura del comercio electrónico en China. Pero todavía tomará tiempo tener mayor claridad en cómo se desarrollará esta política.

Sin embargo, el comercio electrónico es un mercado que no da espera. Está creciendo en todas las direcciones. Su valor total en China en 2014 fue casi igual al PIB de Brasil: creció 31,4 por ciento con respecto al año inmediatamente anterior, alcanzando más de 13,4 billones de RMB (2,1 billones de dólares), según reportó el International Business Times. Los usuarios de Internet en el país asiático ya son 649 millones, el triple de la población entera de Brasil. El año pasado, durante el proclamado día de los solteros, Alibaba vendió más de 9 mil millones de dólares en bienes. Y las estadísticas podrían seguir. Pero todo esto puede entenderse por lo que Jack Ma dijo: “En China el comercio electrónico es un estilo de vida”.